La vida antes y después de la muerte según Rodrigo Fresán

Ya perdí la cuenta de cuántas veces he regresado a este tema sin poder ponerlo en palabras como quisiera. Esta es mi repetición mantriforme.

 

Leí sobre la obra del escritor argentino Rodrigo Fresán en uno de esos huecos de internet que nadie lee; y no es que yo sea una prominente investigadora es que simplemente le creo a cualquiera. En todo caso, ese texto que anda por ahí me animó a empezar a leerlo, y ya que decía que lo mejor de su obra era Mantra -ojo, no lo constato-, empecé por ahí.

Entre el narrador de la novela, María-Marie y Martín Mantra hay una especie de complot, que el lector solo podrá ir notando mientras se adelanta y aprende a jugar a tres puntas. En todo caso, lo que tienen que saber para entender de qué va este comentario es que (Spoiler Alert): el narrador nos habla desde un más allá.

Así que quiero señalar algunas implicaciones de la vida antes y después de la muerte que solo Rodrigo Fresán pudo construir, como buen narrador y sacerdote de su bien criticado Mantra.

 

  1. Pasar de muerte a vida…

Como bien diríamos los cristianos. Solo que esta vez Fresán le otorga a su narrador la posibilidad de que nos cuente su historia desde la infancia para que, obviamente, en algún punto de la narración diga: “… sentí que hay pocas cosas más vivas que el sabor de la muerte”.

  1. Cómo piensa un muerto?

Contrario a lo que dirían los expertos en el caso, el muerto ve todo pero no recuerda nada. “El olvido será olvidado, y ya no sabremos lo que es la memoria ni sus deformaciones que todo lo complican”. Según Fresán, podremos proyectar nuestra vida como una película. Creo yo, esa tan deseada que buscamos desesperadamente cuando hacemos zapping en la madrugada.

  1. Extraños rituales antes de morir

Esto no es solo para los religiosos, esto incluye también a aquellos que se paran bajo el marco de la puerta cuando hay un temblor. Una de las opciones ritualísticas que menciona: “Nacer, comerse a Dios, reproducirse (porque abundan las bodas vírgenes embarazadas) y morir. Y juntarse alrededor de los cuerpos para tirarles agua, arroz o tierra”.

  1. Hola muerte, un poema para ti

Al marcharse, la muerte ni siquiera

nos cerró los ojos.

Qué somos?, me preguntaste una semana o un año después,

hormigas, abejas, cifras equivocadas

en la gran sopa podrida del azar?

Somos seres humanos, hijo mío, casi pájaros,

héroes públicos y secretos.

  1. Otra historia de desaparecidos

O de fantasmas. Porque los cuentos paranormales que pasan de boca en boca nunca fueron tan ciertos como ahora. “Un fantasma es más un desaparecido que un aparecido, y de un modo u otro todos acabamos siendo un fantasma para alguien”.

  1. El último pensamiento antes de morir

En esto concuerdo con Fresán: “El tiempo no pasa, pasamos nosotros”. Y es que, nosotros no vamos a la tierra, ella viene a nosotros. Eso es física básica, las leyes dicen que somos atraídos hacia el suelo. Allí abajo es a donde pertenecemos.

  1. Los muertos necesitan comer

Lo que se pensaría es que un muerto ya no tiene las mismas necesidades que tenemos los vivos, pero en realidad, bien lo dice Mantra: “… porque los muertos no comen otra cosa -de eso se nutren- que la memoria de los vivos”. Así que, tenga cuidado en quién piensa, está alimentando un monstruo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s